Eva
Guerrero
Jorge
Blanes
Manuel
Vidal
María
Cerviño

Estreno: Octubre de 2016 (Granada)

Elenco: Eva Guerrero, Jorge Blanes, Manuel Vidal, María Cerviño

Dirección: Soledad Ruiz

Guión: Cía PandemiaTeatro

Marco teórico: Cía PandemiaTeatro

Vestuario: Cía PandemiaTeatro

Montaje escénico: Cía PandemiaTeatro

Iluminación: Sergio Vidal

Producción: Cía Gato Gordo

Je t’aime2021-04-10T20:43:50+00:00

Project Description

Je t’aime

El médico Paracelso (Suiza, 1493-1541), registró una extraña enfermedad ocurrida en el verano de 1518 en la ciudad de Estrasburgo, por la cual cientos de personas comenzaron a bailar de forma compulsiva durante días en lo que más tarde se denominó un caso de “histeria colectiva”. Quince personas murieron de agotamiento, derrames e infartos. Las autoridades construyeron escenarios y llamaron a músicos para acompañar a los bailarines pensando que de esa forma acabarían curando esas pulsiones provocadas por un “recalentamiento sanguíneo”. Sin embargo no fue hasta que introdujeron a los “enfermos” en la iglesia, bajo la imagen de San Vito, cuando cesó la enfermedad.

En este espectáculo hemos utilizado el sugerente tema de Serge Gainsbourg Je t’aime, moi non plus para reproducir una situación similar pero con menos espasmos descontrolados, menos “histeria”, menos delirio, más orden, Jacks Daniels, un poco de recalentamiento sanguíneo, y siempre buscando un bella sensación de flotabilidad en todos los movimientos y portés que realizan nuestros actores, los cuales nunca dejan de moverse. El objetivo es el de crear una atmósfera de movimiento homogéneo, acorde con la música, con cuerpos que se unen y separan, que se desplazan ya sea solos o en grupo… y todo ello sin romper la dinámica, es decir, no variándola en ningún momento, manteniéndola en un constante desplazamiento sin dirección fija, en el que cualquier pequeño desequilibrio provocaría la ruptura de la atmósfera musical.

Todo ello supone un homenaje de 15 minutos, un minuto por cada víctima, a todos aquellos acontecimientos de la historia, que fueron al menos 6 en el medievo, parecidos a lo acontecido en Estrasburgo en 1518, lo cual, suponemos, fue mucho más caótico, más sexual, más sangriento, más delirante, más contradictorio y más interesante que nuestra burda imitación con ropa interior barata del H&M y música francesa de los 60.