Cantantes que no nos han dejado en 2016 – Obra2018-11-05T18:40:15+00:00

Cantantes que no nos han dejado en 2016

(El público entra en una habitación oscura. Se sienta. Silencio. Una actriz enciende la lamparita que tiene a su izquierda sobre una mesa. Ella está sentada en una silla y lleva una taza en la mano de la que bebe de vez en cuando. Comienza a hablar)

(Al público) Yo siempre quise hacer el bien…. Ayudar a los demás…. Pero claro, tengo mis principios. Para empezar, no puedo apoyar el sentido común. La gente que se cree muy lógica… asco me dais. Vosotros nunca haréis evolucionar el mundo. Diréis todo aquello que hay que decir para apoyar una causa que nunca entenderéis, y en realidad solo estaréis defendiendo vuestra capacidad de pensar. Diréis: “sí, yo también soy inteligente, mirad qué lógica tengo, mirad qué sentimientos tengo yo también, como los vuestros, ¿soy lógico verdad? Sí, soy inteligente, de nada, no hay de qué, me sale sólo, sin pensar, de nada nuevamente” ¿Para qué estoy aquí? Tal vez sería mejor que no volviera. Yo nunca estuve aquí. Quizá sería mejor que me olvidaras. Un día, sin saber por qué, pronuncié aquellas palabras que me llevaron a la mierda, que me alejaron de la vida, de mi vida. Y, ¿qué fue lo que hicisteis vosotros entonces? Os dio completamente igual. Estabais todos muy ocupados, lo sé. Pobrecitos, no vamos a atormentarnos con reproches. Para qué saber las causas que me mueven, tal vez no haya causas, quizás me mueva por instintos y nada más. No hay forma de explicar mi comportamiento….

(Entra el tema “Encadenados”. El texto y la canción se mezclan y coinciden en las frases subrayadas)

(Introducción del tema): Y yo sólo traté distinguirme de tu amañado sentido común, de tu ridícula forma de ver el mundo. Te maldigo por los siglos de los siglos. Me has matado. Pero para qué odiarnos. Tal vez sería mejor que no volviera, no valgo nada, quizá sería mejor que me olvidaras. (Comienza la letra de la canción): En un instante abandoné mi cuerpo cuando sentí que sin saberlo pronuncié esas palabras que me llevaron a enfrentarme a tu retorcida forma de pensar,  y ya no valgo nada, tu nada intelectual me puede, ya no soy nada, doy vueltas y vueltas y vueltas y la eternidad que gira me desintegra hasta hacer de mí un ser sin principio ni final.

En tus miserables manos está la responsabilidad sobre la cantidad de daño que podrás hacerme, y la forma en que honestamente sufriré mi martirio. No seré nunca más la misma persona. ¿Dónde está la responsabilidad? Delegar en otros es un delito. Diréis: “es que el mundo es así, ¿verdad?, ¿verdad que soy lógico? pero mirad mis sentimientos, si son como los de los demás entonces no puedo equivocarme”. ¿Es que vuestra puta moral simbólica es más importante que mi vida? ¿No ves que mi suerte necesita de tu suerte, maldito ignorante, pero tú me necesitas mucho más?

Sólo me inspira encontrar la correcta despedida, encontrar la paz para tenerla como último consuelo, del paso del dolor saldré más firme si es que salgo. Tal vez sería mejor que no volviera, quizás sería mejor que me olvidaras y nada más. (Cambio de actitud). Hay que ver cómo terminan las cosas que terminan, ¿verdad? Cuando ya no hay más que hacer y sólo te despiertas para desear que el día acabe. ¿Cómo se explica esto? El día de mi partida no habrá nadie acompañándome. Qué tristeza y mala suerte, sólo mi madre llorará en mi despedida, se acercará pálida y me mirará con reproche por no haber sabido evitar mi destino. Y le diré: madre, cariño como el nuestro es un castigo, que se lleva en el alma hasta la muerte.  Pero ni un millón de razones podrán consolarla, ni cambiar su cerebro ni el tuyo, seguiremos simpre idiotas, siempre ignorantes, siempre muertos y nada más.

(La actriz apaga la luz de la lámpara y la habitación queda a oscuras. Al finalizar totalmente el tema enciende una nueva lámpara, esta vez más grande y de varias bombillas, al otro lado de la habitación)

¿Qué es peor? ¿Saber que eres tonto y no hacer nada por solucionarlo? ¿O no darte cuenta en absoluto de que eres un completo idiota? Perdón por la tragedia, me pongo seria porque la estupidez mata, incluso más que la maldad. Y otra pregunta que me viene mucho a la mente es ¿desde dónde podemos definir el dolor? Sí, ¿desde dónde podemos definir el dolor? Esta segunda pregunta aunque parezca que no tiene sentido en realidad es mucho más importante que la primera. Pero si creéis que en este espectáculo de 15 minutos vamos a dar solución a estas preguntas es que no habéis entendido para nada en qué consiste el arte contemporáneo. Es más, lo ideal para el arte contemporáneo sería que muchos de vosotros os fueseis de aquí sin entender por qué formulo estas preguntas, o lo que es mejor, creyendo que entendéis en algo a qué se refieren estas preguntas pero que no sea así en absoluto. En fin, qué más da, el término “arte contemporáneo” al fin y al cabo no es más que una excusa para justificar cualquier mierda que uno haga. A veces me gusta fantasear con la idea de que en el futuro habrá un serie de expertos en el arte, que observarán esta época con incredulidad y la denominarán como la época del “mierdismo”.

(La actriz apaga la lámpara y de nuevo queda la habitación a oscuras. A continuación enciende la primera lámpara y se la vuelve a ver sentada en la silla)

A continuación vamos a ver un vídeo en el que se agrupan todos estos conceptos y preguntas: sobre el Arte, el Dolor, el Mierdismo y la Estupidez. El protagonista: Nacho Cano, uno de esos cantantes que no nos han dejado en  2016. El evento: un concierto homenaje tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de la banda terrorista ETA.  DENTRO VÍDEO.

(La actriz apaga de nuevo la luz y una proyección se plasma en la pared tras ella. En el espectáculo original la actriz, con gafas de sol y alumbrándose la cara con una linterna en cada intervención, comenta de forma jocosa algunas “inquietantes” escenas que se observan en el vídeo. En esta ocasión hemos preferido dejar el vídeo tal cual, sin comentarios, ya que las imágenes hablan por sí solas. Que el propio espectador sea quien ponga a prueba su nivel de ironía)

Contraseña del vídeo: pandemia

Licencia de Creative Commons
«Cantantes que no nos han dejado en 2016» by Soledad Ruiz Hernández is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License